9.4.18

¡Bombonerazo! Hazaña del Halcón contra Boca


Defensa y Justicia sigue haciendo historia. Una historia de éxitos humildes (comparados a los “grandes” del futbol argentino) pero importantes. Esta vez, por primera vez en su historia, el Halcón de Varela le ganó a Boca Juniors en una mítica Bombonera, colmada.

Philippe Alcoy


El equipo Xeneize ya es casi campeón de la Superliga. Aunque esto es futbol, el deporte de la imprevisibilidad. Pero por más que sea el deporte de la imprevisibilidad, una victoria del humilde Halcón de Varela, equipo históricamente de barrio y de potrero, en plena Bombonera repleta, contra un Boca puntero, parecía casi improbable, imposible.

Para ser campeón hoy hay que ganar”, coreaba la hinchada Xeneize. Eran los once de Varela contra todos. Todo el estadio en contra. Hinchada visitante, sigue no habiendo. Pero si la historia, el peso mediático y financiero son importantes, no son simplemente esas cosas que hacen ganar un partido. Está el juego y la moral. Y ser “pequeño” cuando uno tiene que enfrentarse a un “gigante”, a veces se transforma en una ventaja y una fuente de coraje, orgullo y moral.

El Halcón venía de una seguidilla muy complicada. Tuvo que enfrentarse por la Copa Sudamericana al América de Cali en Colombia y revertir un resultado adverso. Lo logró. Luego se enfrentó con el difícil Talleres en Córdoba. Y cayó. Luego vino River de local en Varela. Empezó ganando pero perdió. Y ahora estaba Boca, antes de enfrentar a Racing, a Independiente, a Rosario Central y a Newlls. Un final de campeonato para hundir a cualquier equipo humilde.    

Pero Defensa no fue a la Bombonera a ser figurante. Fue a ser protagonista y con mucha personalidad. Es así que a los cuatro minutos de juego nomas empezaba a ganar. Recuperación en el fondo, corrida impresionante de Nahuel Molina que le manda un pase bárbaro a Nico Fernandez. Desesperación de los dos defensores que lo corren, uno lanza un manotazo de ahogado desde el piso, intenta sacarle la pelota; era penal pero el árbitro deja seguir y el “Uva” habilita al “Cuqui” Márquez que controla de derecha y la manda a guardar de zurda, abajo, inatajable. Delicioso contraataque del Halcón, golazo. Los de Varela arriba desde tempranito, como contra River la fecha anterior; la misma fórmula del gol: Fernández – Cuqui.

Boca se iba a venir. Y a mediados del primer tiempo llega el empate. Después de un centro de Pavón, Bou cabecea, la pelota da en Gissi, desubica a Unsain y gol del Xeneize. Los fantasmas del partido ante River se asomaban. Más aun en ese marco impresionante.

En el segundo tiempo, Boca puso a Defensa literalmente en un arco. Tuvo varias claras en las que una combinación de malas definiciones y buenas atajadas de Unsain le permitieron al Halcón mantener el empata.

Pero a los 30 minutos del ST iba a llegar un error garrafal del defensor de Boca, Magallán. Intenta mandar un pase hacia el centro pero el balón queda corto y el Cuqui Márquez lo intercepta. Una corrida fabulosa. Encara al arquero y la clava en un ángulo. Golazo de Defensa y Justicia. El Halcón se vuelve a poner arriba. Explosión en el banco de suplentes.

En la Bombonera, sin público visitante, solo ese banco de suplentes gritaba el gol, los relatores de los medios nacionales y partidarios del Halcón también. La amargura de un partido sin visitantes. Sin dudas la gente de Varela hubiera podido tapar los cánticos de los hinchas xeneizes con su grito de gol.

Pero el partido no se terminaba y Boca se iba a venir con todo. El Halcón resistió. Acalambrados varios jugadores; un desgaste físico enorme. Pero también una personalidad y una garra admirables. ¡Qué se vengan! Boca era más voluntad que ideas y el humilde Defensa y Justicia aguantó hasta el minuto 49 del ST.

Final del partido, estallido en el banco, locura en Varela, en las cabinas de los medios partidarios. Defensa y Justicia logró otra hazaña en plena Bombonera. ¡Histórico! Le ganó a Boca por primera vez en su historia. La alegría de un pueblo humilde realizando un humilde sueño: ganarle a este gigante del futbol argentino.

Para Boca y su gente, ganarle al “pequeño” Defensa y Justicia hubiera sido lo “normal”. Si hubieran ganado, habría sido una alegría de sábado a la noche, y no mucho más. Pero para Defensa y Justicia y su gente ganarle a Boca es enorme. No es cualquier cosa, no es cualquier victoria. Menos contra un Boca que viene puntero y holgado. Para la hinchada varelense, después de las hazañas contra el São Paulo, el América de Cali, esta victoria contra Boca representa una alegría inmensa.

Boca era el único de los equipos llamados “grandes” a los que el Halcón no había podido ganarle. Ahora es tiempo que Boca venga de una vez por todas a jugar al “Matadero”, que vengan a Varela, que hagan ese “camino largo” del que tanto se quejaba, de forma impresentable, el “Muñeco” Gallardo. Toda la hinchada varelense lo quiere y preparará sin ninguna duda un excelente recibimiento al equipo Xeneize.

Ahora vienen otros partidos decisivos y muy importantes para el Halcón en su objetivo difícil pero no imposible de clasificarse a una copa internacional. Mientras tanto, la hinchada varelense sigue festejando, reviviendo una y otra vez esas imágenes; agradeciéndole a los jugadores, al Cuqui Márquez que viene afiladísimo y con mucha personalidad ante los “grandes”; deseándole la mejor recuperación al “Uva” Fernández que sufrió un esguince de rodilla.

Y para terminar podríamos retomar las palabras de Mariano Bareiro al final del encuentro. Cuando la periodista le dijo “vienen de River, hoy Boca, se vienen los dos de Avellaneda, después los dos de Rosario… tranquilo el fixture…”, Bareiro lanzó: “Si, falta el Real Madrid y el Barcelona y cerramos el torneo”. Y si, que vengan más y más para que el Halcón siga haciendo historia.       

Aucun commentaire:

Publier un commentaire