13.10.17

Recuerdos. Un día Defensa y Justicia y River jugaron en la B y el Halcón no se impresionó


Este fue uno de los mejores partidos de Defensa y Justicia de sus últimos años en el Nacional B. Partidazo contra un "grande", al punto de dejar ciertos gustitos amargos para los hinchas del Halcon.
 
Philippe Alcoy

River había descendido a la B y buscaba desesperadamente volver a Primera. En el partido de la primera rueda habían empatado 2 a 2. Dicho se a de paso que ese partido no se había jugado en el Monumental (se jugó en San Lorenzo) ni con público: el estadio de River estaba clausurado. 

Acá cabe una observación: cuando este “grande” descendió algunos de sus hinchas habían roto todo y el partido de la promoción contra Belgrano de Córdoba tuvo que ser suspendido. Una muestra de que algunos hinchas de los equipos “grandes” no tienen la misma predisposición para aceptar la derrota que los hinchas de equipos “chicos”: si los hinchas de Defensa hubieran tenido la misma actitud en la promoción de 2006 cuando en el minuto 46 del segundo tiempo el Halcón perdía 3 a 1 con Morón, nuca hubiera habido el “milagro” de los dos goles agónicos de Ramírez y el inolvidable tiro libre de Miralles, a los 46 y 50 minutos respectivamente, que le permitieron al Halcón quedarse en el Nacional B.

Esta vez Defensa era “local” en el Estadio Único de La Plata. Un marco impresionante, gran convocatoria del Halcón. Mucha gente de River también, que sabía que el desafío era difícil. El equipo de Ricardo Rodriguez contaba con “desconocidos” pero muy buenos jugadores: Víctor Píriz Alves, Bustamante, Perafan, Rearte, “Motoneta” Diaz, Luis Gerez Silva. En frente, jugadores de primer nivel, de nivel internacional: Trezeguet (campeón del mundo con Francia en 1998), Cavenaghi, Ponzio, entre tantos otros. Un equipo literalmente de Primera. Cuando hay plata te podés dar el lujo de tener a un campeón del mundo jugando en la B. Pero el Halcón no se achicó, ¡al contrario! 

El partido empezaba mal para Defensa. A penas dos minutos de juego, error garrafal en la defensa, el jugador de River se va solo y la clava abajo a un costado. Todo se hacía más difícil. Pero “Motoneta” Diaz, unos minutos más tarde, se escapa por la izquierda, dos defensores lo encaran, una gambeta y centro. ¿Qué centro? ¡Golazo! La pelota se cola por encima del arquero que se estira inútilmente, pega en el palo izquierdo y entra. Desahogo de la hinchada verdeamarilla. ¿Quién no se emocionó con este golazo? ¡Qué explosión de alegría! 

Pero los jugadores de clase son jugadores de clase. Y Trezeguet lo demostró, lamentablemente, contra Defensa y Justicia. Entró en el segundo tiempo y apenas comenzado le mandan un centro desde la derecha. Un gesto simple pero hermoso, eficaz: golazo de River. Otra vez el “grande” arriba. 

Pero el segundo empate del Halcón iba a llegar más rápido que el primer empate: 3 minutos después. Corner desde la derecha, espalda de un jugador de River, Gerez Silva andaba por ahí, gol en contra. ¿Qué importa? Se grita igual. ¡Y cómo! Ya era un partidazo. Los jugadores del Halcón ya se habían coronado por su actuación. Pero faltaba mucho, muchas emociones. 

Efectivamente, ¡qué emoción! Piriz Alves se manda un jugadón por izquierda, se saca la marca con un dribling y manda el centro en un solo movimiento. Centro a media altura pero veloz. Bustamante se rebaja e impacta de cabeza. ¡Golazo! Explosión de la hinchada del Halcón. Las caras de los hinchas de River son para un cuadro. Incredulidad en el estadio: ¡el humilde Halcón de Varela lo dio vuelta! Locura en las tribunas. ¡Partidazo, más que partidazo, del Halcón! 

Gusto amargo 1. Pero, como dice el dicho, “la alegría de pobre dura poco”… Solo algunos minutos más tarde, otro error defensivo, Cavenaghi se va solo frente a Perafan que le tapa el tiro, pero en el rebote, otra vez Trezeguet, solo tiene que empujarla. Empate definitivo, 3 a 3. No fue justo, el Halcón merecía más. Pero al final el resultado fue bueno. 

Gusto amargo 2. El marco fue impresionante. Mucha gente de River, pero eso es “normal”. Impresionante convocatoria del Halcón para un partido histórico. Trapo gigante desplegado en la tribuna verdeamarilla. Pero el Halcón era “local” en La Plata. Todo el mundo hubiera preferido jugar contra River en Varela. Que Trezeguet y Cavenaghi sintieran la presión del Tomaghelo. Que la gente de River vaya a Varela. Así y todo, fue un partidazo inolvidable.


Video:

Aucun commentaire:

Publier un commentaire