27.7.17

El Halcón eliminado en Brasil. Un gustito amargo pero un gran mérito


Por penales en Brasil, Defensa y Justicia fue eliminado por el Chapecoense de la Copa Sudamericana. Si bien el equipo varelense hizo muchos méritos para llegar a esa instancia, queda el gustito amargo de que se podría haber llegado más lejos.

Philippe Alcoy


En el partido de ida el Halcón de Varela había logrado imponerse por 1 a 0 sobre el final del partido, en un encuentro en el que le costó marcar. Agónico triunfo que dejaba esperanzada a la hinchada verde-amarilla del sur bonaerense que se desplazó masivamente a Brasil. Pero en la vuelta, en la ciudad de Chapecó, el equipo brasileño se impuso igualmente por 1 a 0 y en los penales fue mejor que Defensa y Justicia.

El partido en sí no fue de los mejores. Chapecoense realiza actualmente una campaña más que mediocre en el Brasileirão, un equipo que juega feo. Esto lo pudimos ver en los dos partidos ante Defensa y Justicia. Los de Varela eran mejores, el Halcón tenía un mejor juego.

Pero si hablamos de esto en el pasado no es en referencia a lo que sucedió en este encuentro. Porque la realidad es que Defensa jugó mal ante Chapecoense en Brasil. Un equipo al que le faltaba futbol y se vio. Es normal: Defensa y Justicia está a penas comenzando su pretemporada, muchos jugadores importantes se fueron y pocos llegaron aún, además de que cambió el cuerpo técnico.

Y esta es la clave. Defensa era superior y jugaba mejor y más lindo que Chapecoense pero antes, con el plantel anterior. La desincronización absurda del calendario de los torneos continentales y el torneo argentino (calcado, por cuestiones de sometimiento semicolonial, al calendario de los torneos europeos) hizo con que el fin del campeonato y la pretemporada cayeran en medio de una disputa internacional.

Defensa y Justicia es un club humilde que no puede comprar el pase de muchos de sus jugadores. Por lo tanto, recurre a varios préstamos, a la contratación de jugadores sin continuidad o que vienen de largas lesiones. Y cuando estos mismos jugadores realizan una buena temporada, se van. Imposible, o casi, retenerlos en Varela.

Pero así y todo este equipo casi lo logra. Casi logra una nueva “heroica” en Brasil. Perdió por penales. Y es por eso que queda un gustito amargo. “Se podía haber llegado más lejos”. De eso no hay dudas.

“Varela bajo cero”

En eso, la derrota de Defensa en Brasil el martes pasado tiene algo que hace pensar en la película “Jamaica bajo cero”. En ese film se cuenta la historia del equipo jamaiquino de bobsleigh en los juegos olímpicos de invierno. Nadie se esperaba ver a tal equipo en tal competición. Un chiste casi. Pero la performance de los jamaiquinos calla la boca de muchos. Sin embargo, la realidad de la pobreza se impuso. Un equipamiento defectuoso impidió que los jamaiquinos terminasen su vuelta.

Digamos que en cierto modo la realidad de lo que realmente es Defensa y Justicia se impuso, un club humilde sin muchos recursos que perdió a sus principales “figuras”, su cuerpo técnico y aun no terminó de renovar su plantel.  

La hinchada del Halcón

Nota aparte merece la hinchada varelense que fue hasta Brasil para alentar al equipo. Cientos de personas, en auto o micro, viajaron más de 40 horas hasta Chapecó. Durante el partido, por más que los locales eran miles, en varias ocasiones eran los cantos de los varelenses que se escuchaba. “Soy Varela…”; “Dele De, dale De, dale dale De…”. Como ante el mítico São Paulo, por el espacio de una noche Varela era en Brasil.



Pero esta hinchada, de una de las localidades más pobres del conurbano, también expuso en las tribunas una bandera de apoyo a los trabajadores y trabajadoras de PepsiCo en lucha contra el cierre de la fábrica. Lo que a su vez muestra que la lucha de PepsiCo se transformó en una causa popular.

Defensa y Justicia perdió pero quien le quita lo bailado. Este club “pequeño” se dio el lujo de eliminar nada más y nada menos que al histórico São Paulo; jugó por primera vez en su historia un torneo internacional y no hizo ningún papelón, todo lo contrario.

Defensa perdió, queda un gustito amargo, pero no importa. Se dice que los buenos hinchas están en las buenas y en las malas. Es verdad. Pero si bien se perdió Defensa no está en las malas. Además, muy importante, ser hincha de Defensa y Justicia y ser “exitista” es una contradicción en los términos. Por más que a nadie le guste perder y que todo el mundo desee el éxito del equipo, no hay lugar para el exitismo en Defensa y Justicia. Y si algún despistado cae en el exitismo, es que se equivocó de club.   


Aucun commentaire:

Publier un commentaire