3.5.15

Débil movilización en Francia por el 1 de Mayo



Philippe Alcoy

Menos mal que llovió. De otro modo cómo explicarían las direcciones sindicales el bajo número de manifestantes para este 1ro de Mayo en Paris. Convocadas por la CGT, UNAS, FSU y Solidaires las manifestaciones por el día de los trabajadores reunió en toda Francia cerca de 90.000 personas. En Paris solo 4.000 personas se habrían manifestado.

El cortejo parisino no contó con la presencia de todos los sindicatos ya que, entre los más importantes a nivel nacional, FO solo convocó a una concentración en el Muro de los Federados en homenaje a los comuneros. Por su parte, vergonzosamente, la CFDT, como parte de su política abiertamente pro-gubernamental, no participó de los desfiles del 1ro de Mayo.

Reflejo de la crisis del movimiento sindical en Francia

 

Menos mal que llovió, insistirán algunos. Pero que no le echen la culpa a la lluvia. La débil movilización en Paris y en el resto de Francia se debe principalmente a la política que el conjunto de las organizaciones sindicales llevan adelante.

Desde que el PS llegó al poder en 2012 no hizo más que llevar a cabo ataque tras ataque contra la clase trabajadora. La respuesta de los sindicatos fue (y es) catastrófica. La CFDT, el segundo sindicato en importancia del país, junto a otros sindicatos menores, se alinea completamente detrás de la política del gobierno.

Pero esto no significa que las otras organizaciones sindicales adopten una política de enfrentamiento a la orientación antipopular de Hollande. Su método fundamental es el del “diálogo social”. Es decir, la negociación de los retrocesos en los derechos de los trabajadores en vez de la organización de la resistencia o incluso de planes de lucha más ofensivos como podría ser las huelgas y movilizaciones por los salarios.

Es esto que hace que en un sondeo reciente para el periódico de derecha Le Figaro 54% de los interrogados haya respondido que considera que los sindicatos “no son útiles”. Más allá de que el objetivo de este periódico y de los sectores de la clase dominante a los que está vinculado busca deslegitimar toda acción sindical y toda defensa de los derechos de los trabajadores, no se puede negar que este sondeo expresa una realidad: los sindicatos son vistos cada vez menos como herramientas eficaces para defender a la clase obrera frente a ataques cada vez más duros de la parte del gobierno y de los patrones. Y esto no es una fatalidad de una situación objetiva sino el resultado directo de su política de conciliación de clases.

De este modo este 1ro de Mayo disuelve en gran parte el pequeño avance que había representado la huelga general del 9 de abril contra una serie de medidas contra las condiciones de trabajo. La movilización más grande contra el gobierno desde que el PS asumió el poder. Habrá que esperar que esta situación se pueda revertir en próximas movilizaciones, con un plan de lucha capaz de ofrecer perspectivas al movimiento obrero y a las clases populares.

En modo ilustrativo el periódico Le Monde señala irónicamente que “las organizaciones sindicales francesas [fueron ridiculizadas] ante la amplitud de la movilización de [las organizaciones] turcas y kurdas que bailaban a las 14 horas en la Place de la République”.

El Front National y un acto marcado por incidentes


En este contexto de parálisis e incapacidad de las direcciones sindicales francesas para defender a los trabajadores, no es de sorprenderse que el “nuevo” FN de Marine Le Pen logre con un discurso demagógico “anti-sistema” llegar a ciertos sectores de la clase trabajadora.

Así, su tradicional concentración del 1ro de Mayo bajo la estatua de Juana de Arco se torna un acto político importante. A esto habría que sumarle el hecho que desde hace un mes las tensiones internas del partido de extrema derecha ocuparon varias páginas de la prensa nacional.

Pero el acto del FN se vio marcado por diversos incidentes que arruinaron la operación política de Marine Le Pen. El primero fue la acción de tres militantes Femen que desplegaron banderas con el emblema de FN mezclado con el simbolismo nazi en el momento en que Marine Le Pen pronunciaba su discurso. El incidente perturbó el acto. El servicio de orden del FN luego agredió brutalmente a las activistas Femen que se encontraban en un cuarto de hotel en frente del lugar del acto.

Por su parte Jean-Marie Le Pen subió al palco de modo “improvisado” para saludar a los militantes del FN. Un gesto claramente provocador hacia su hija con la cual se encuentra en conflicto político abierto.

Se registraron también otros incidentes entre militantes y dirigentes del FN y periodistas que se encontraban cubriendo el evento.

Sigue la campaña contra la represión sindical y política


Pero este primero de mayo sirvió también para seguir difundiendo y desarrollando la campaña contra la represión. Así, en medio de los distintos cortejos se organizaron volanteos y mesas de información sobre la condena de Gaëtan y por la reintegración de Yann Le Merrer, cartero despedido por la agencia de correos francesa por haber participado a una huelga.

Banderas, afiches y volantes permitieron visibilizar estas campañas además de convocar a la concentración por la reintegración de Yann el 5 de mayo próximo.
Junto al cortejo de trabajadores “sin papeles” y las luchas en Turquía y Kobani y de otros sectores en lucha este fue uno de los elementos más destacados de la manifestación parisina.

Ecos desde Toulouse


En la manifestación de Toulouse hubo alrededor de 3.000 personas y contó además de la participación de las organizaciones sindicales convocantes (CGT, FSU, UNAS, Solidaires y UNEF –sindicato estudiantil-) con la participación de varias asociaciones locales y políticas.

Por razones completamente oportunistas y con motivaciones locales propias, el PS participó también en la manifestación. El responsable local del partido, Georges Méric, declaró hipócritamente sobre la contradicción que su participación conllevaba: “una política de austeridad, como en Grecia, no existe en Francia. El gobierno lleva adelante una política de recuperación económica que preserva cierto equilibrio”.

En la ciudad sureña también se llevaron a cabo acciones para popularizar y ampliar la campaña contra la represión y contra la condena de Gaëtan durante la manifestación, sobre todo sabiendo que Gaëtan estudian en Toulouse. Como en Paris, hubo banderas, afiches, volantes, carteles y agitación por parte del comité anti represivo de la universidad de Toulouse-Le Mirail.

El lunes 4 de mayo habrá una concentración unitaria contra el proyecto de ley de “espionaje”, lo que será otra ocasión para denunciar la represión en Francia y en Toulouse en particular.

2/5/2015.

Aucun commentaire:

Publier un commentaire