15.5.10

Rumania: el contagio del virus griego (de los ataques contra los trabajadores) ya se produjo

El jueves 6/5 el presidente rumano Traian Basescu, anunció un plan de ajuste brutal suplementario contra los trabajadores del sector público y jubilados de ese país para evitar el boqueo del pago del próximo tramo del préstamo contraído con el FMI. Este plan consiste en una baja de un 25% de los salarios de los funcionarios y de un 15% de las pensiones de los jubilados y de los desempleados. También, 140.000 funcionarios perderían el trabajo en 2010. En efecto, Rumania es un país que, junto con otras semi-colonias del patio trasero de la UE, fue muy afectado por la crisis económica mundial y tuvo que contraer un préstamo de 20.000 millones de euros con el FMI, la UE y el Banco Mundial. Esta “ayuda” estuvo condicionada a la aplicación de duros ataques a los trabajadores y a las clases populares. Sin embargo, este multimillonario préstamo resultó a tal punto incapaz de resolver la crisis que hoy en día el gobierno rumano ya habla de un nuevo préstamo en 2011 por 30.000 millones de euros. Además, el presidente reconoció que dependen del dinero del FMI ya que en ningún otro lado podrán “conseguir un préstamo tan grande, y eso significa que no podremos pagar (...) los salarios y las pensiones”. El ejemplo de la crisis en Rumania, que empezó un año antes que la griega, muestra los límites de los planes de “ayuda” del FMI y Cía. 
Frente a este ataque brutal a los trabajadores por parte del gobierno rumano, del imperialismo europeo, del FMI, del Banco Mundial y de la burguesía local, la reacción de la burocracia sindical fue un miserable pedido de “repartir los esfuerzos”: “Entendemos que se trata de un momento de crisis, que las finanzas de nuestro país y el mismo país pasan por un mal trance, pero no entendemos porqué los costes de la crisis los tienen que soportar únicamente la población. (…) Lo pasamos mal, pero las dificultades deben ser distribuidas proporcionalmente entre las diferentes categorías sociales”. Así, la burocracia se suma al carro de la oposición del Partido Social-Demócrata que denunciando un “genocidio social” propone la alternativa de... un “sistema de impuestos diferenciado”.
A pesar de esta actitud que prepara evidentemente traiciones a los trabajadores, bajo la presión de las bases la burocracia sindical se vio obligada a anunciar una huelga general para finales del mes. no obstante, algunas manifestaciones ya se han desarrollado, como la del 12/5 que reunió a cientos de jubilados, estudiantes, trabajadores del sector público y campesinos (ver video).
Si durante la semana pasada los altos dirigentes imperialistas se turnaban para hablarnos de los peligros del “contagio de la crisis griega al resto de la UE”, lo que esta claro esta semana es que el “contagio de los ataques a los trabajadores” ya es un hecho consumado. Es por eso que la respuesta debe estar a la altura. Así como los trabajadores de Grecia, los trabajadores de Rumania, y todos los trabajadores de Europa sometidos a ataques brutales, deben torcerle la mano a la burguesía, a sus gobiernos y a sus “planes de ajuste”. ¡Una victoria de los trabajadores de Rumania, es una victoria de todos los trabajadores de Europa! Es por eso que tenemos que decir:


¡No al pago de la deuda! ¡No al plan de ajuste!

¡Abajo las burocracias sindicales cómplices!

¡Por la auto-organización de los trabajadores!

¡Nacionalización bajo control de los trabajadores de la banca y de toda empresa que cierre o despida!

¡Reparto de las horas de trabajo entre todos los trabajadores disponibles hasta la eliminación del desempleo!

¡En estos tiempos de crisis, que la crisis la paguen los capitalistas!

¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES DE EUROPA!





Aucun commentaire:

Publier un commentaire